El teniente general que dirigía las cuentas de la Guardia Civil abrió una inmobiliaria tras su nombramiento

No solo fueron viajes a finales de Champions en Milán o en Cardiff. No fueron únicamente vacaciones para toda la familia en hoteles de lujo de Cádiz o Canarias.

Guardia Civil 25/03/2023 GDH Digital GDH Digital
teniente-general-vazquez-jarava
Teniente general Vázquez Jarava

La investigación del Servicio de Asuntos Internos (SAI) de la Guardia Civil ha constatado que el teniente general Pablo Vázquez Jarava, el exalto mando de la institución que figura en el centro del ‘caso cuarteles’ en el que se investiga el amaño de 193 contratos para reparaciones en instalaciones del cuerpo por valor de más de tres millones, también movió miles de euros de procedencia opaca.

Y que, muy probablemente, ese dinero negro y cuyo origen el general presuntamente corrupto no ha logrado explicar, provenía de las cuentas de Ángel Ramón Tejera de León, ‘Mon, el empresario canario al que el mando benefició con adjudicaciones a dedo por trabajos de mantenimiento en cuarteles de media España, que no se realizaron o que se llevaron a cabo de manera parcial o deficiente.

En Asuntos Internos estaban convencidos de que Vázquez Jarava, a cambio de presionar y ordenar a los jefes de trece comandancias la contratación de Mon, no solo había recibido viajes. Y las sospechas se han hecho realidad cuando los investigadores han analizado las cuentas del teniente general y han descubierto numerosas anomalías en la compra el 11 de noviembre de 2016 de una vivienda de 155 metros cuadrados en el Paseo Marítimo de Cádiz por 395.000 euros.

El análisis de los movimientos bancarios en esos días de las cuentas del alto cargo, que constan en los documentos judiciales remitido por el SAI al juzgado y a los que ha tenido acceso este periódico, han revelado que el entonces responsable de la Subdirección General de Apoyo (y que, por ende, ocupó uno de los puestos de mayor poder en la Guardia Civil, al gestionar los recursos financieros y patrimoniales de todo el cuerpo) pagó 45.700 euros de la compra de ese inmueble con dinero negro.

Según las pesquisas de Asuntos Internos, el alto mando entre el 7 y el 18 de noviembre de 2016 hizo hasta catorce ingresos y abonos en efectivo en sus cuentas de ING, Banco Santander y Banco Español de Crédito sin «causa aparente» que explicara esos grandes movimientos.

La única explicación a la entrada de tales cantidades de dinero en las cuentas del general —explica el SAI— es la salida días antes de idénticas cantidades de las cuentas de las empresas de Mon Angrasurcor y Solocorcho, dos de las cuatro mercantiles de Tejera de León que entre ese año de 2016 (punto de máxima adjudicación a Mon) y 2017 emitieron cien facturas por valor de 1,7 millones de euros por trabajos falsos o deficientes en cuarteles de, al menos, Coruña, Albacete, Algeciras, Alicante, Badajoz, Castellón, Jaén, Valladolid y Murcia.

El otro ingreso

Además, esa operación de compraventa de la casa de la capital gaditana ha destapado otra particularidad del máximo responsable de la gestión económica del instituto armado entre octubre de 2015 y enero de 2018. Asuntos Internos ha descubierto que precisamente en octubre de 2015, cuando fue nombrado máximo responsable de la Subdirección General de Apoyo del instituto armado, Vázquez con su mujer, María Dolores Sierra Martín, fundó una inmobiliaria denominada ‘Vázquez Sierra 2015 S.L , en Madrid.

Esa firma, dedicada a la «compraventa de toda clase de bienes muebles, inmuebles o semovientes, la parcelación y urbanización de terrenos» y en la que el teniente general de la Guardia Civil era apoderado mientras su mujer era administradora única, fue usada por Vázquez Jarava para pagar parte de la casa de Cádiz, junto con otra empresa inmobiliaria, Sierra Martín Portugués, propiedad de su cónyuge.

Las últimas investigaciones del SAI incorporadas al sumario cuarteles han descubierto, igualmente, otro dato que confirma las corruptelas del mando uniformado. Poco después de que Mon supuestamente le ayudara a comprar la casa en la capital gaditana, el empresario pagó directamente en marzo de 2017 con su tarjeta y con transferencias la instalación de un cobertor de piscina en el chalé de Alpedrete, en Madrid, de Vázquez por valor de 15.504 euros. Ese fue, de acuerdo con las indagaciones de Asuntos Internos, la última dádiva que el hombre que dirigía los destinos económicos de la Guardia Civil recibió para facilitar los negocios de su amigo constructor.

Diario de León

"GDH Digital" - Diario Policial

Fuerzas-y-cuerpos-del-estado-200x100

Te puede interesar
Lo más visto

Te enviaremos un email para CONFIRMAR tu suscripción - La dirección email será usada EXCLUSIVAMENTE para el envío de nuestras últimas noticias. Podrás cancelar tu suscripción usando el enlace que se adjunta al final de nuestro "Boletín".

Política de Privacidad Política de Cookies