Cinco policías heridos tras ser atacados por un clan gitano en Valencia: "No voy a parar hasta mataros a vosotros y a vuestros hijos"

Los detenidos previamente había propinado una paliza a un policía que estaba fuera de servicio acompañado de su mujer y su hijo menor

Policía Nacional 10/05/2024 GDH Digital GDH Digital
HeridasPolicia_Valencia
Las heridas que sufrieron los policías atacados por los miembros de un clan en Valencia

Una mediación sin éxito. Ese fue el detonante de una agresión brutal que sufrieron cinco agentes de la Policía Nacional en Valencia por parte de los miembros de un clan de la ciudad. El resultado de la intervención fue el de cinco funcionarios heridos que necesitaron asistencia médica a consecuencia de las heridas causadas por la violencia de estos hombres. "No sabéis lo que acabáis de hacer, os voy a matar, no voy a parar hasta mataros, tarde poco o tarde mucho, os voy a buscar y lo haré", amenazó uno de los dos detenidos a los actuantes, según informan fuentes policiales a Vozpópuli.

Los policías tuvieron que aguantar durante esta difícil intervención patadas, puñetazos, amenazas y lanzamiento de botellas. Fueron horas de angustia donde se vieron rodeados por más de una decena de personas tanto en la calle como en un centro sanitario. Uno de los detenidos ya contaba con antecedentes por dar una paliza a un agente fuera de servicio al que reconoció cuando iba acompañado de su familia.

El suceso se produjo el pasado 2 de mayo a las 15:40 horas cuando había tres vehículos policiales en las confluencias de las calles Padre Viñas con San Juan de la Peña, con motivo de una custodia por visita de un interno de la Penitenciaria de Picasent. Los agentes estaban esperando a realizar el cambio del turno porque no había llegado a la zona el equipo de la Guardia Civil.

Los funcionarios comenzaron a escuchar una fuerte discusión entre dos hombres a escasos metros y observaron como uno de ellos propinó varias patada a una furgoneta del clan. Al ver esta situación, los agentes se acercaron y sin llegar a hacer ninguna indicación ese individuo les dijo: "Aquí no pintáis nada, cuando hacéis falta nunca venís, al que acerque le voy a pegar". Resultaron ser padre e hijo.

Así, los policías requirieron su documentación a este varón que siguió amenazando: "No os voy a dar nada, el que venga me lío a puñetazos con él, a mí no me habléis". Este sujeto intentó abandonar el lugar de los hechos y se trató de introducir en un portal. Los agentes se interpusieron en su trayectoria para evitar que se fuera y separaron a los dos hombres para evitar una agresión conjunta. "Dale tu nombre y que se vayan", llegó a proferir uno de los miembros del clan.

Puñetazos, patadas y lanzamiento de botellas

Lejos de responder a las peticiones de los policías, el hijo siguió en actitud agresiva y desafiante: "El que se ponga delante de mí, lo mato". Al ser de nuevo interceptado por los agentes empujó de forma violenta a ambos y les comenzó a agredir. En ese momento se solicitó colaboración de refuerzos.

Tanto padre como hijo se mostraron fuera de sí propinando patadas y puñetazos a los funcionarios. De buenas a primeras los actuantes vieron como un grupo de unas quince personas comenzaron a rodearles e increparles. Tuvieron que realizar un perímetro de seguridad para proceder a la detención del padre y el hijo.

A consecuencia de la intervención resultaron heridos de consideración un total de cinco agentes. Cortes en las manos, golpes en las rodillas o laceraciones en la piel, fueron algunas de las heridas de las víctimas de este clan.

Un coche de la Policía Nacional en Valencia.

Algunos de ellos tuvieron que ser trasladados a centros sanitarios para ser tratados. Los agentes sufrieron el lanzamiento de botellas de cristal llenas de líquido desde varios balcones. Muchas de estas personas grabaron la intervención: "Tenemos vuestras caras grabadas, os vais a cagar", exclamó una de las vecinas que fue informada de las posibles consecuencias legales.

En el momento del arresto de uno de ellos, una mujer de etnia gitana, vestida entera de verde, arremetió contra los agentes a base de patadas para que su familiar se marchara. Uno de los detenidos tuvo que ser trasladado a un centro de salud para ser asistido.

Las amenazas de los miembros del clan

El hijo mientras esperaba a ser atendido por el médico aseguró: "No sabéis lo que acabáis de hacer, os voy a matar, no voy a parar hasta mataros, tarde poco o tarde mucho, os voy a buscar y lo haré". Tuvo que ser inmovilizado varias veces debido a su agresividad.

"A partir de ahora en Barona no vais a poder entrar si no soy yo o mi hermano. Voy a contratar a gente para que os mate. O si no, os atropellaré... Mi hermano y yo ya dimos una paliza a un policía que iba con sus hijos y lo haremos otra vez", desveló este integrante del clan.

La violencia verbal de este hombre no frenó. "No voy a olvidar tu cara nunca, juro por mi vida que no voy a parar hasta encontrarte y matarte a ti y a tus hijos. Tengo armas en casa, tu vida de mierda vale 300 euros", amenazó. De forma paralela comenzaron a concentrarse decenas de familiares de los detenidos y tuvieron que acudir al centro de salud varias patrullas. "Voy a coger la escopeta desde la terraza y os voy a matar, no os preocupéis que vuestros hijos lo van a pagar", añadió el miembro del clan.

Los agentes constataron las palabras de este hombre y comprobaron que la paliza al policía fuera de servicio sí se había producido. El miembro de este clan le reconoció estando con su mujer y su hija. Finalmente, estos dos individuos fueron puestos a disposición judicial, en una intervención que se prolongó durante más de una hora.

Te puede interesar
Lo más visto

Te enviaremos un email para CONFIRMAR tu suscripción - La dirección email será usada EXCLUSIVAMENTE para el envío de nuestras últimas noticias. Podrás cancelar tu suscripción usando el enlace que se adjunta al final de nuestro "Boletín".

Política de Privacidad Política de Cookies Términos y Condiciones