✅ GDH - Diario Policial Digital ✅ GDH - Diario Policial Digital

Once detenidos tras disparar a la Guardia Civil para ‘defender’ una tonelada de hachís en Almería

Los delincuentes dispararon a los agentes de la Guardia Civil en cuanto detectaron su presencia e intentaron huir con una tonelada de hachís almacenada en varios vehículos

Guardia Civil 16/06/2022 GDH Digital GDH Digital
2FDCCF42-E5D6-4A08-9E04-85ADB58763B6

Falsos agentes policiales, fuertes medidas de seguridad, un tiroteo, una persecución y una tonelada de hachís son algunos de los ingredientes de una operación exprés desarrollada en Almería por la Guardia Civil.

El pasado jueves, las cámaras del Sistema Integrado de Vigilancia Exterior (SIVE) detectaron en la costa cercana a la capital una narcolancha a toda velocidad. A partir de ahí, los agentes desplegaron un importante operativo que incluyó helicópteros y barcos. Todo para conseguir desmantelar una agresiva organización de narcotraficantes, cuyos miembros no dudaron en abrir fuego contra los guardias civiles para defender la carga recién llegada.

Once personas han sido detenidas y diez de ellas están ya en prisión. La restante ha sido puesta a disposición de la fiscalía de menores de Almería al tener menos de 18 años.

La operación arrancó en el mismo momento en el que las cámaras del SIVE identificaron una embarcación sospechosa de dedicarse al narcotráfico. Fue el pasado 9 de junio, jueves.

La Guardia Civil puso entonces en marcha un operativo cuyo objetivo era incautar el posible alijo y detener a los responsables. Pronto localizaron el destino del bote, los alrededores de la ermita de Torregarcía, dedicada a la Virgen del Mar, situada a unos 20 kilómetros del centro de la capital almeriense y a otra veintena del Cabo de Gata.

Lo que no esperaban encontrar allí eran las fuertes medidas de seguridad empleadas por los delincuentes en los alrededores de la zona, cercana al aeropuerto de Almería y elegida por su tranquilidad al estar despoblada.

Al habitual despliegue de personal en puntos estratégicos para avisar de posible presencia policial mediante teléfono móvil —los denominados aguadores— se sumaron miembros situados en los caminos de acceso a la zona del desembarco. Portaban chalecos antibalas y pasamontañas para asimilar su uniforme a los de los agentes e iban armados con un fusil de asalto y un arma corta. Según fuentes de la investigación, llegaron a detener a un vehículo en el que viajaban varias personas que pretendían acceder a la playa.

Tras identificarse —falsamente— como miembros de la Guardia Civil, los criminales quitaron las llaves del vehículo y los teléfonos móviles a los ciudadanos para que no pudieran avisar a las fuerzas de seguridad. La organización también ubicó en uno los accesos al lugar del alijo un sistema de pinchos para neutralizar a cualquier vehículo ajenos a la organización que tratase de acceder a la zona. “No dejaban entrar a nadie”, subrayan fuentes policiales.

“Un nivel de agresividad insólito”

Tras identificar la situación, la Guardia Civil incrementó el operativo, que contó con medios aéreos, el servicio marítimo y miembros tanto de la Unidad de Seguridad Ciudadana como del grupo de actividades subacuáticas. En cuanto los responsables de la organización se percataron de la presencia policial en las cercanías, abrieron fuego contra ellos con el fusil de asalto y el arma corta. Los agentes respondieron con sus armas reglamentarias.

El hecho de que los narcotraficantes disparasen contra los agentes es para la Guardia Civil almeriense “una circunstancia insólita y que evidencia el nivel de agresividad de la organización”.

Tras el tiroteo arrancó una persecución policial en la que dos de los vehículos de los narcotraficantes volcaron y sus ocupantes huyeron a pie. El dispositivo se amplió entonces con cerca de un centenar de agentes de la Guardia Civil y se pide el apoyo de la Policía Local de Almería y la Policía Nacional.

El operativo y la colaboración ciudadana permitieron localizar finalmente a la mayoría de los miembros que se habían dado a la fuga. Finalmente, fueron detenidas 11 personas, una de ellas menor de edad. Los agentes intervinieron el alijo de casi mil kilos de hachís formado por fardos con las inscripciones PCR y L20, numerosas garrafas de gasolina para abastecer a la lancha y vehículos Audi y Mercedes de alta cilindrada valorados en más de 100.000 euros preparados para el transporte de droga y con matrícula falsa.

Las 11 personas arrestadas fueron puestas a disposición del juzgado de Instrucción número 4 de Almería, que determinó el ingreso en prisión de diez de ellas, mientras que la restante ha sido puesta a disposición de la fiscalía de menores de Almería.

Fuente

Te puede interesar

Lo más visto

🔴 Boletín de noticias

La dirección email será usada EXCLUSIVAMENTE para el envío de nuestras últimas noticias y novedades. Podrás cancelar tu suscripción en cualquier momento usando el enlace que se adjunta al final de nuestro "Boletín".