Guardias civiles expedientados por un atropello con un vehículo camuflado y con matrícula reservada

Un vehículo sin distintivos embistió a una manifestante contra un parque eólico en Sant Climent Sescebes. Los ocupantes se identificaron como agentes del Instituto Armado

Guardia Civil 08 de febrero de 2024 GDH Digital GDH Digital
militares-entrenamiento
Foto de archivo Militares del Regimiento de Infantería Arapiles 62 se entrenan en la base ‘General Alvarez de Castro’, en Sant Climent Sescebes (Foto: Flickr Ejército de Tierra).

La Comandancia de la Guardia Civil en Gerona abrió una investigación interna a cuenta de un incidente que tuvo lugar en Sant Climent Sescebes, municipio al norte de la provincia de Gerona en el que se ubica el acuartelamiento ‘General Álvarez de Castro’, del Ejército de Tierra.

Medios locales como El Gerió Digital contaron el 6 de diciembre que en una carretera a las afueras de esa localidad de 679 habitantes se celebró una concentración de protesta contra un parque marino eólico en Rosas, en la costa de la misma comarca del Alto Ampurdán.

Durante un corte de circulación que realizaban los manifestantes, un coche se paró, el conductor y el copiloto se cambiaron de asientos, y aceleró. En ese momento golpeó a una manifestante, que cayó al suelo, aunque sin más consecuencias graves.

Según El Gerió Digital, los agentes de los Mossos d’Esquadra que controlaban la manifestación dieron el alto a los ocupantes del coche, que se identificaron como guardias civiles. El coche se acabó marchando mientras los mossos seguían ayudando a la mujer que había recibido el golpe del vehículo.

El suceso tuvo lugar en un cruce de dos carreteras, la GI-602 y la GIV-6027. La GI-602 es la vía que atraviesa el casco urbano de Sant Climent Sescebes, mientras que la GIV-6027 llega justo hasta la entrada del acuartelamiento ‘General Álvarez de Castro’.

En esta base militar se ubica el Regimiento de Infantería ‘Arapiles’ nº 62, con su plana mayor de mando y el Batallón ‘Badajoz’ I/62. El acuartelamiento dispone de un campo de maniobras, junto a los edificios que acogen las distintas dependencias de los militares.

Sumar exige información

El suceso llamó la atención de tres diputados de Sumar en el Congreso. Aina Vidal Sáez, Júlia Boada Danés y Fèlix Alonso Cantorné registraron el 7 de diciembre una pregunta parlamentaria sobre este asunto dirigida al Gobierno, para respuesta escrita.

En el texto de la pregunta, los tres diputados de Sumar resumieron el incidente con ese coche en la protesta en Sant Climent Sescebes, y plantearon tres cuestiones:

-- “¿Tiene constancia el Gobierno de los hechos descritos?”.

-- “¿Tiene intención el Gobierno de abrir una investigación interna para determinar si algún agente de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado ha tenido un comportamiento tan impropio, temerario y posiblemente constitutivo de delito como el que se ha descrito anteriormente?”.

-- “En caso de confirmarse la autoría por parte de algún miembro de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado de unos hechos tan execrables, ¿tiene intención el Gobierno de trasladar el resultado de dicha investigación a la Fiscalía General del Estado para que pueda proceder en consecuencia? ¿Tiene intención el Gobierno de adoptar alguna medida reparativa respecto a las personas víctimas de este abuso de poder impropio de funcionarios cuya labor es proteger a la ciudadanía y no la de agredirles?”.

Expediente interno de la Guardia Civil

ECD ha comprobado que el Gobierno ya ha contestado a esa pregunta del Grupo Parlamentario de Sumar en el Congreso de los Diputados.

En la respuesta, fechada el 24 de enero, el Gobierno de Pedro Sánchez sólo confirma que “la Jefatura de la Comandancia de la Guardia Civil de Girona ordenó la apertura de un expediente interno, el cual continúa en fase de instrucción, al objeto de esclarecer los hechos ocurridos durante el servicio llevado a cabo por una unidad de la Guardia Civil en la referida fecha, a su paso por la localidad de Sant Climent de Sescebes (Girona)”.

No da más explicaciones sobre ese incidente, ni sobre los dos ocupantes del vehículo.

Pero sí parece confirmar que, efectivamente, esas dos personas eran guardias civiles, si la Comandancia de Gerona ha abierto un expediente interno sobre el incidente “durante el servicio llevado a cabo por una unidad de la Guardia Civil en la referida fecha, a su paso por la localidad de Sant Climent de Sescebes”.

Matrícula no válida

El texto de la pregunta de Sumar introdujo elementos que no aparecían en las noticias que publicaron El Gerió Digital y más tarde El Nacional.cat:

-- “Durante dicha protesta, un vehículo, con matrícula [...], se detuvo y, tras increpar a los manifestantes, arrancó el vehículo y atropelló a dos personas que estaban ejerciendo su derecho constitucional a la protesta. Los dos ocupantes del vehículo han asegurado que eran policías y se han negado a identificarse a pesar del requerimiento efectuado por los agentes de los Mossos d’Esquadra que se encontraban en el lugar de los hechos. Además y sorprendentemente, los Mossos han asegurado que la matrícula del vehículo no constaba como válida”.

La pregunta de Sumar habla de “policías”, no de guardias civiles, y no sólo relata el atropello, sino que apunta que los ocupantes del vehículo increparon a los manifestantes.

Pero más llamativo aún es que afirme que, según los Mossos, “la matrícula del vehículo no constaba como válida”.

En España existen las matrículas reservadas. Las concede la Dirección General de Tráfico a las Fuerzas de Seguridad, para que nadie pueda averiguar a nombre de quién está ese vehículo.

Normalmente las utilizan los servicios de inteligencia e información, unidades de seguridad y escolta, y unidades policiales que realizan seguimientos.

Cuartel señalado por los independentistas

Se suman así varios elementos: un coche sin distintivos de la Guardia Civil, ocupado por dos guardias civiles de paisano, que podría usar una matrícula “que no consta como válida”, y que circulaba a unos 600 metros de distancia de una base del Ejército de Tierra ubicada en la provincia de Cataluña con mayor porcentaje de voto independentista.

El acuartelamiento ‘General Álvarez de Castro’ fue el objetivo elegido por un grupo de extrema izquierda independentista, La Forja, para organizar una protesta contra la presencia de las Fuerzas Armadas en Cataluña.

Un grupo de militantes encapuchados se acercaron de noche a la valla que rodea el recinto militar, en noviembre de 2021. Encendieron bengalas rojas y desplegaron una pancarta con el mensaje “Fem-los fora”, que traducido del castellano al catalán significa “Echémosles”.

Difundieron el vídeo con un mensaje en Twitter que amenazaba directamente a los militares: “Los jóvenes señalamos al ejército español como instrumento de dominación de nuestro pueblo. Os queremos fuera de nuestra tierra y os combatiremos hasta conseguirlo”.

Hubo otros señalamientos y ataques con fuegos artificiales contra cuarteles militares (el de El Bruc, en la ciudad de Barcelona), cuarteles de la Guardia Civil, comisarías de la Policía Nacional, subdelegaciones del Gobierno, hasta un monumento en recuerdo a soldados franquistas fue atacado.

Ejército, Guardia Civil o CNI

En la estructura del Ejército de Tierra existen unidades, como la Sección de Inteligencia y Seguridad, que se encarga de vigilar los alrededores de los cuarteles. Sus miembros son tanto militares de Tierra como efectivos de la Guardia Civil, y trabajan no de uniforme, sino de paisano.

Otra posibilidad es que los dos ocupantes del vehículo pertenezcan a alguna unidad propia de la Guardia Civil cuyos miembros se mueven vestidos de paisano y en coches sin logotipar, como son unidades de investigación de la Unidad Central Operativa (UCO), que vigilan la criminalidad con funciones de Policía Judicial; y la Jefatura de Información.

Esta última unidad, además de dedicarse a la lucha antiterrorista, también tiene entre sus objetivos la investigación sobre grupos extremistas. Entre ellos, en los últimos años ha prestado mucha atención al independentismo catalán, tanto a los preparativos del Govern y los partidos independentistas para alcanzar la secesión, como a los grupos radicales que agitan las protestas independentistas e incluso han intentado dar un salto en el grado de violencia.

La Jefatura de Información de la Guardia Civil es una de las unidades que puede contar con matrículas reservadas.

También el Centro Nacional de Inteligencia dispone de vehículos así. Además, el CNI cuenta en su plantilla con guardias civiles. Pero, como ya se ha indicado, la respuesta del Gobierno parece apuntar que esos agentes estaban realizando un servicio llevado a cabo por una unidad de la Guardia Civil.

"GDH Digital" - Diario Policial

gdh-logoprincipal-2

✔ Suscríbete AQUÍ a nuestro "Boletín de Noticias"

Te puede interesar
Lo más visto

Te enviaremos un email para CONFIRMAR tu suscripción - La dirección email será usada EXCLUSIVAMENTE para el envío de nuestras últimas noticias. Podrás cancelar tu suscripción usando el enlace que se adjunta al final de nuestro "Boletín".