Los jefes del grupo antinarco OCON SUR se querellan para desmontar las "pruebas falsas" que usó Interior para cerrarlo

Los mandos del OCON-Sur acusan a Asuntos Internos de "manipular" datos para desmantelar la unidad de élite del Estrecho y vincularlos a un clan de la droga.

Guardia Civil 21/02/2024 GDH Digital GDH Digital
oconsur
Mandos del grupo especial OCON SUR

Los jefes del grupo antinarco que luchó contra los clanes de la droga en el Campo de Gibraltar entre 2018 y 2022 han presentado una querella contra el Servicio de Asuntos Internos (SAI) de la Guardia Civil y la Policía Nacional por apartarles de sus funciones con pruebas «falsas y maliciosas». El escrito está basado en un informe pericial sobre los movimientos del Organismo de Coordinación del Narcotráfico (OCON-Sur) durante los tres años en que sus responsables fueron investigados por los agentes contra los que se querellan.

Esta unidad de élite dedicada a perseguir, de manera exclusiva, a las grandes familias de la droga de la zona fue dinamitada en septiembre de 2022 contra todo pronóstico y tras haber pulverizado los récords en intervenciones de alijos en los cuatro años en los que permaneció activa.

Marlaska sigue sin dar explicaciones

Hasta la fecha, nadie ha explicado con claridad por qué Fernando Grande-Marlaska saboteó su propio éxito al cerrar la unidad que creó nada más ser nombrado titular de Interior ante la ingobernable situación que se vivía en Algeciras, Tarifa y La Línea de la Concepción, que llegó a ser conocida como la pequeña Medellín. La versión oficial de una «reestructuración» resultó incompleta.

Fuentes del Instituto Armado consultadas por el diario EL MUNDO, sostienen que el fin se produjo por una guerra fratricida al más alto nivel, que el ministro del Interior ignoró. El peritaje que contiene la querella desmonta las pruebas que precipitaron la desaparición del grupo creado para luchar contra el narcotráfico en esta zona. Según fuentes conocedoras del proceso, el Ministerio del Interior ordenó su desarticulación de manera preventiva para evitar el escándalo que Asuntos Internos le anticipó: sus agentes informaron de que iban a detener a los responsables de OCON-Sur por haberse corrompido con el clan de Los Ariza.

Los jefes de la unidad de élite han interpuesto la querella por denuncia falsa y falsedad documental a consecuencia «de la manipulación de información», así como el uso de «datos inciertos (por falsos) o premeditadamente erróneos». El informe que sirvió de base para que les expulsaran del Campo de Gibraltar, resalta la querella, «se nutre de especulaciones y es carente de soporte objetivable alguno».

Los agentes que les investigaron les acusaron de estar en connivencia con los narcotraficantes. La querella presentada en los juzgados de Algeciras analiza las fechas en las que Asuntos Internos y la Policía sitúan al hoy teniente coronel David Oliva, máximo responsable de OCON-Sur, y al otro jefe del grupo con David Verdejo, líder de Los Ariza, y refleja la imposibilidad de que estuvieran allí. Para ello, se apoya en extractos bancarios, tíquets de gasolineras, facturas de viajes, de hoteles, fotografías y localizaciones que ubican el punto exacto en el que se encontraban los guardias civiles que dirigían OCON-Sur en esos días.

La querella insiste en que «hubo una intención claramente maliciosa y sin base alguna» en su contra y cuestiona cómo se construyó una acusación contra ellos -la de pertenencia a una organización criminal y tráfico de drogas- que la Audiencia Nacional terminó archivando.

La investigación la inició la Policía Nacional después de que algunos miembros de la familia Ariza aseguraran que los responsables del OCON-Sur estaban protegiéndoles. Los policías informaron a Asuntos Internos y comenzó la coordinación entre ambos cuerpos, que culminó con la desaparición de la unidad.

OCONSUR1
Resguardo del Instituto Armado que ubica a Oliva en Algeciras el 24 de julio de 2020.


Uno de los ejemplos de «las vigilancias de dudosa credibilidad», según la querella, corresponde al 24 de julio de 2020. Se trata de un control que corre a cargo de la Policía Nacional. Los agentes aseguran que Los Ariza han fondeado su yate en la zona de la Playa de Bolonia (Cádiz) e indican que Oliva y su segundo en la unidad de élite frecuentan, junto a sus familias, la embarcación.

Esta afirmación «no se acompaña de ninguna fotografía», plasma la querella, que por contra aporta documentación que ubica ese día al teniente coronel en Algeciras, dirigiendo uno de los operativos de OCON-Sur contra el tráfico de droga a gran escala. Mientras tanto, su segundo se encuentra con su esposa haciendo paddle surf en alta mar, según el peritaje.

El jefe del OCON-Sur estaba en el Puerto de Algeciras «con motivo de la aprehensión de 543 kilos de cocaína», detalla la querella, que indica a continuación el número de procedimiento que se abrió en el juzgado por esa intervención. El peritaje mide los tiempos y aporta el resguardo oficial del Instituto Armado que da cuenta de su presencia en la zona portuaria. La Guardia Civil dispone de una aplicación, denominada Sistema de Gestión Operativa (SIGO), que refleja el servicio diario de sus componentes.

En ese sistema se observa que Oliva permaneció como «partícipe» de la Operación Ringo desde las 07.00 hasta las 21.00 horas. «La presencia del teniente coronel en la zona es de suma importancia para coordinar las diligencias a realizar, ya que la aprehensión se realiza de manera conjunta entre la Comandancia de la Guardia Civil de Algeciras, Policía Nacional, DAVA y OCON-Sur», indica el escrito que los agentes han presentado al juzgado.

En cuanto al líder del clan de Los Ariza, la querella indica que ése día «se encuentra con su mujer disfrutando de un soleado día de playa» en Tarifa, para lo que aporta la correspondiente fotografía de la pareja en alta mar.

El informe pericial también se detiene en un jornada que, para los querellantes, resulta clave. Se trata del 8 de julio de 2021. Un día antes, el teniente coronel fue convocado a una reunión en Sevilla para el mismo 8, según muestran los Whatsapp aportados por el propio Oliva.

Una fotografía incorporada al informe pericial muestra al máximo responsable del OCON-Sur con los oficiales que asistieron a la reunión. Fue en la IV Zona de la Guardia Civil de Sevilla. «Queda certificado», contiene el informe pericial, «que la imagen se tomó en las dependencias de la Guardia Civil de Sevilla». En la fotografía aportada como prueba se observa al teniente coronel vestido con el uniforme.

El informe pericial también cuestiona otra vigilancia. La querella incorpora un fragmento del informe de la Policía Nacional que sitúa a Oliva y a un compañero del grupo en la finca El Jaleo, la casa de referencia de todas las propiedades que atribuyen al clan de Los Ariza. «La cronología de Google Maps asociada a las cuentas de ambos agentes», así como conversaciones de Whatsapp no concuerdan con las conclusiones de la Policía. «David Oliva no estuvo en El Jaleo durante la jornada del 29 de febrero de 2020. Además, tampoco pernoctó esa noche en la pedanía de Bolonia».

OCONSUR2
Imagen aportada por Verdejo en la que aparece con su mujer en alta mar el 24 de julio de 2020.

Como muestra, aportan una captura de pantalla que el teniente coronel tiene con los guardias civiles del Grupo de Acción Rápida (GAR) -una de las unidades de élite del Instituto Armado- que prestan servicio de seguridad en las inmediaciones de su domicilio en Pelayo, una barriada de Algeciras, así como a su familia y a él mismo. «Siendo las 9.14 horas del 1 de marzo de 2020, el teniente coronel avisa de la salida de su domicilio a los agentes que brindan seguridad. Por tanto, pasó la noche del 29 de febrero junto a su familia y no en Bolonia como aseveran los agentes» que le investigaban.

«Nuevamente, nos encontramos ante otra vigilancia falsa. Los agentes le sitúan en El Jaleo el 29 de febrero y ha quedado demostrado que no es cierto. Es característico que los agentes no especifiquen horarios y que digan que acuden varios integrantes del clan y sus familiares pero no mencionan miembros concretos», explica la querella.

Otro de los ejemplos que sostiene la querella contra Asuntos Internos de la Guardia Civil y la Policía Nacional se produce el 18 de julio de 2020. Los investigadores se detienen, de nuevo, en El Jaleo, donde sitúan a uno de los jefes del OCON-Sur con los Ariza y añade que frecuentan «restaurantes y chiringuitos de la zona con sus familias».

El peritaje desmonta varias afirmaciones

El peritaje desarma esta afirmación al acreditar que el agente se encontraba en Ceuta desde el 14 de ese mes en el desarrollo de una operación bautizada como Soldado. «Fue el oficial instructor de este dispositivo desplazándose a Ceuta el día 14 de julio de 2020 en barco y regresando a la península el 20 de julio, resultando imposible esa 'estancia de varias jornadas'». Para ello, aporta certificados de las tarjetas de embarque, proporcionados por la empresa con la que viajó a Ceuta desde Algeciras y a la inversa.

El informe pericial regresa sobre la figura y los movimientos del líder del clan de Los Ariza, a quien los investigadores sitúan en Bolonia, una vez más, el 28 de noviembre de 2019 en una supuesta reunión con responsables de OCON-Sur.

«No estaba allí, ni se encontraba en España si no en Lisboa (Portugal) junto con su mujer y su hija». Para acreditar esta afirmación, el informe pericial aporta varias fotografías en la ciudad y en un restaurante y la factura del hotel en el que se hospedó la familia.

A lo largo de la querella, los denunciantes destacan el hecho «inusual de que estén [los agentes que informaron en su contra] en las vigilancias y no hagan fotografías», por lo que concluyen que los agentes que les investigaron «inflaron y agravaron el contenido de la información».

En 2022, la investigación conjunta de Asuntos Internos y de la Policía Nacional se puso en conocimiento de la Audiencia Nacional. David Oliva y su número dos quedaron imputados por pertenencia a organización criminal y tráfico de drogas.

Meses después, el magistrado archivó las actuaciones y formó una pieza separada por un delito de revelación de secretos y cohecho contra Oliva porque, cuando supo que se le estaba investigando, preguntó directamente en Asuntos Internos cuál era el motivo de las vigilancias. Esa causa ya está también fuera de la Audiencia Nacional y se sigue en un Juzgado de Parla (Madrid), donde está la sede de Asuntos Internos.

Fuente: EL MUNDO


"GDH Digital" - Diario Policial

gdh-logoprincipal-2

✔ Suscríbete AQUÍ a nuestro "Boletín de Noticias"

Te puede interesar
Lo más visto

Te enviaremos un email para CONFIRMAR tu suscripción - La dirección email será usada EXCLUSIVAMENTE para el envío de nuestras últimas noticias. Podrás cancelar tu suscripción usando el enlace que se adjunta al final de nuestro "Boletín".

Política de Privacidad Política de Cookies Términos y Condiciones