El general de la Guardia Civil detenido ganaba 15.000 euros al mes por un proyecto en África

Javier Espinosa ganaba 300.000 euros anuales y llegó a montar una sala de cine en su oficina para ver el fútbol.

Tribunales 20/02/2023 GDH Digital GDH Digital
general-francisco-espinosa-navas
El general de la Guardia Civil Javier Espinosa | GC

El general retirado Francisco Javier Espinosa Navas, en prisión preventiva por su presunta implicación en una trama criminal que cobraba comisiones extorsionando a empresarios en Canarias, ganó 15.000 euros netos mensuales por su labor al frente de un proyecto antiterrorista en el Sahel, financiado por la Fundación Internacional y para Iberoamérica de Administración y Políticas Públicas (FIIAPP), durante los años 2020 y 2021. Fechas en las que el juez circunscribe los hechos delictivos a este mando retirado de la Guardia Civil, según aseguran fuentes policiales de toda solvencia a THE OBJECTIVE.

Francisco Javier Espinosa dirigía el GAR-SI Sahel, un plan liderado por España y la Guardia Civil para «garantizar la estabilidad y la lucha contra el terrorismo y el crimen organizado» en Mauritania, Mali, Níger, Burkina Faso, Senegal y Chad, según informó el Ministerio del Interior en el balance de sus dos primeros años. El general se encargaba de la formación de gendarmes en estas regiones de África occidental. Las fuentes consultadas por este periódico recalcan, no obstante, que el mando solo hacía viajes puntuales a estos países, mientras la mayor parte del trabajo la realizaba desde Madrid.

Este proyecto, iniciado en 2017 y por el que este guardia civil percibió el mismo sueldo (300.000 euros brutos anuales) durante tres años —hasta que pasó a la reserva—, también contaba con la participación de la Gendarmería Nacional de Francia, el Arma de Carabineros de Italia y la Guardia Nacional Republicana de Portugal. De este modo, los dos años en los que se le implica en la trama de corrupción junto a otros políticos, Espinosa no dependía directamente de la estructura orgánica de la Guardia Civil. No obstante, en el GAR-SI Sahel sí estaba implicada tanto la Dirección General como el departamento dirigido por Fernando Grande-Marlaska.

Detención

El martes pasado, la Policía Nacional detuvo en Madrid a este mando retirado en el marco de la operación Mediador, desarrollada  en varias provincias por presuntas irregularidades en la gestión de subvenciones vinculadas a productos de alimentación en Canarias y cobrar comisiones a cambio de no realizar inspecciones. El juez imputa al general Espinosa los delitos de pertenencia a organización criminal, estafa y cohecho

Según los investigadores, durante 2020 y 2021, aprovechándose de su posición, el mando se encargaba de amenazar a los empresarios extorsionados por otros implicados en la trama criminal con posibles inspecciones del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil. Junto a él, fueron arrestadas otras 11 personas, entre ellas Taishet Fuentes, exdirector general de Ganadería del Gobierno canario y Juan Bernardo Fuentes, exdiputado socialista en el Congreso por la provincia de Las Palmas.

El Juzgado de Instrucción Número 4 de Santa Cruz de Tenerife, encargado de la investigación, decidió el jueves pasado poner en libertad a todos los detenidos salvo al general de la Guardia Civil, para quien decretó prisión provisional comunicada e incondicional.

Su época en Las Palmas

Fuentes de la Benemérita consultadas por este periódico, no obstante, resaltan que Espinosa ya acumuló numerosas irregularidades durante su jefatura en la Comandancia de Las Palmas, entre 2008 y 2012; y que, pese a haber sido denunciadas ante la Dirección General de la Guardia Civil, no se investigaron o no prosperaron. Entre ellas, destaca la sala de cine que construyó para uso personal en las mencionadas instalaciones policiales, la construcción de cuarteles sin luz o agua corriente o el cierre de calabozos por sus condiciones infrahumanas. 

butacas_cine_guardiacivil
 La ‘sala de cine’ que el general Espinosa’ mandó construir en 2009. | TO

Estas fuentes denominan a la que supuestamente debía ser una sala de conferencias como «de cine» porque «realmente así lo era». Basta con fijarse en las butacas de las imágenes en la parte superior de este párrafo. Al parecer, según indican, el entonces coronel «gestionó personalmente» la adquisición de 40 asientos acolchados del mítico Cine Royal de Las Palmas, antes de que fuese derruido en agosto de 2009. Tanto es así que las butacas tienen el mismo aspecto, siguen numeradas y sobre el emblema de la antigua empresa se cosió uno de la Guardia Civil. 

«Era un forofo del fútbol, y lo hizo para ver los partidos en pantalla grande, sobre todo los del Sevilla. De hecho, le apodaban el señorito andaluz». Esta sala, que también cuenta con un proyector de cine y ahora se emplea para reuniones y charlas, «está ubicada en el módulo uno de la Comandancia de la Palmas, en la calle Alicante, en la parte inferior de la vivienda oficial en la que suele habitar el mando de las dependencias. El general Espinosa vivió en ese inmueble cuatro años», apuntan fuentes del Instituto Armado.

Los calabozos de Arguineguín

Un año después, en 2010, el guardia civil se vio obligado a cerrar los calabozos del cuartel de Arguineguín, en Gran Canaria, después de que el Defensor del Pueblo emitiese un informe detallado sobre el deterioro de las dependencias, que tenían falta de ventilación, limpieza y de luz. Los técnicos de este departamento llegaron a medir una temperatura de hasta 40 grados. Las asociaciones profesionales habían denunciado en distintas ocasiones la precariedad de numerosas instalaciones de la Guardia Civil en el archipiélago canario. Después de este cierre, sin embargo, no se tomó ninguna medida.

Otro capítulo que las fuentes destacan es el de numerosas obras en dependencias del Instituto Armado a cargo siempre de un mismo constructor en la isla. «Se hicieron obras en las que al concluir no había fluido eléctrico, ni agua potable, como ocurrió, en este último caso, con un cuartel de Lanzarote». «En las dependencias policiales de Costa Teguise, se acondicionada y pintaba supuestamente cada año el perímetro. La realidad es que se pagaba, pero después no se hacían los trabajos, hubo muchas irregularidades», revela un agente.

Su amistad con Zoido

Cabe destacar que este mando también se vio implicado en el caso Unión, investigado por un presunto delito de revelación de secretos relacionado con un partido canario. Le acusaban de haber revelado a la entonces alcaldesa de Arrecife que iba a ser detenida al día siguiente. Finalmente, fue absuelto. Antes, no obstante, a través de una misiva, reprochó a la Dirección General de la Guardia Civil el hecho de que estuviese siendo investigado sin haber cometido ningún delito, pues además esto dificultaba su ascenso a general.

Francisco Javier Espinosa Navas, que también posee la Cruz al Mérito de la Guardia Civil, fue ascendido en 2016, en la víspera de cumplir los cuatros años máximos que podía ejercer como coronel de la Guardia Civil. En ese momento, el Ministerio del Interior estaba dirigido por Juan Ignacio Zoido, con el que el mando compartía amistad desde su paso por el subsector de Tráfico en Sevilla.

Fuente original

"GDH Digital" - Diario Policial

Fuerzas-y-cuerpos-del-estado-200x100

Te puede interesar
Lo más visto

Te enviaremos un email para CONFIRMAR tu suscripción - La dirección email será usada EXCLUSIVAMENTE para el envío de nuestras últimas noticias. Podrás cancelar tu suscripción usando el enlace que se adjunta al final de nuestro "Boletín".

Política de Privacidad Política de Cookies Términos y Condiciones