✅ GDH - Diario Policial Digital ✅ GDH - Diario Policial Digital

La fuga del acusado en la muerte del guardia civil Fermín Cabezas obliga a suspender el juicio

La Fiscalía solicita 11 años y cuatro meses de prisión por varios delitos para K. L., además de 316.000 euros de indemnización para la esposa e hijo del fallecido

Tribunales 08/07/2022 GDH Digital GDH Digital
Familiares-abogado-companero-guardia-fallecido_1699640408_162051811_667x375

Tres años después de la muerte del guardia civil Fermín Cabezas en un accidente de tráfico cuando perseguía a un narcotraficante, el juicio en el que se iba a enjuiciar a K.L. por esos hechos ha debido ser suspendido este jueves por la incomparecencia del acusado, que se ha dado a la fuga. La acusación particular, formada por abogados de la viuda y allegados del guardia civil, solicitará su búsqueda y captura.

El Juzgado de lo Penal número 2 de Algeciras tenía señalado para hoy, 7 de julio, la celebración de la vista oral por el fallecimiento del agente en acto de servicio el 30 de mayo de 2019, cuando perseguía un coche cargado con droga.

La Fiscalía solicita una pena de once años y cuatro meses de prisión por varios delitos para K. L., el conductor del coche, además de 316.000 euros de indemnización para la esposa e hijo del fallecido

Los hechos, según el escrito del fiscal, ocurrieron cuando el procesado circulaba en Peugeot 308 con placas de matrícula francesas por la autovía A-381 en sentido Algeciras. A la altura del kilómetro 71 le fue dado el alto por los agentes de la Guardia Civil de Tráfico Fermín Cabezas González y un compañero, que habían sido informados de que venía siendo seguido a distancia por otros guardias civiles que lo investigaban por transportar sustancias estupefacientes.

El acusado hizo caso omiso a las indicaciones claras y terminantes de detenerse, y, acelerando hasta alcanzar una velocidad elevada, se dio a la fuga siendo seguido por los guardias civiles de tráfico que insistían en darle el alto con los dispositivos luminosos y acústicos activados; durante su huida "realizaba adelantamientos a otros vehículos a gran velocidad en zig-zag utilizando ambos carriles y el arcén derecho y obligando a los conductores de otros vehículos a realizar maniobras para evitar la colisión".

Al llegar al entronque con la autovía A-7, el acusado se incorporó a esta en sentido Málaga, pero cambió de sentido en dirección a Algeciras. Se sabía perseguido, pero insistió en su huida "pese a percatarse de que la densidad de circulación lo hacía muy peligroso para los demás usuarios". Así, detalla el fiscal, manteniendo una velocidad excesiva, "comenzó a adelantar por el carril derecho, por el izquierdo y entre ambos y por el arcén derecho a todos los vehículos que encontraba, los cuales se vieron obligados a realizar maniobras evasivas para evitar la colisión".

En un momento determinado de la persecución, el motorista de la Guardia Civil Fermín Cabezas logró colocarse a la altura del vehículo conducido por el acusado y este se desplazó hacia la motocicleta con el propósito de apartarla de la vía y que no continuara la persecución llegando a colisionar con el lateral de la motocicleta; no obstante, el motorista logró hacer una maniobra evasiva evitando la colisión.

Al llegar al punto kilométrico 112,400, a la altura de Los Cortijillos, el acusado adelantó por el arcén a un camión, tras lo cual de forma inesperada se pasó al carril derecho de circulación, lo que obligó al conductor del camión a desacelerar en el mismo momento en el que  Fermín Cabezas se disponía a adelantar por el carril izquierdo. Esto provocó que el guardia civil colisionara contra la parte trasera izquierda del camión, saliendo despedido y golpeándose contra la bionda de separación de calzadas. El agente sufrió un traumatismo torácico con shock hipovolémico que le ocasionó el fallecimiento.

K. L. conducía el vehículo sin permiso de conducir francés por haber perdido la vigencia por pérdida de todos los puntos. Finalmente fue detenido a la altura del kilómetro 1,500 de la autovía A-381 y en el vehículo se encontraron 180 kilogramos de hachís. El dispositivo policial puesto en marcha también detuvo a otra persona, otro hombre que circulaba en un coche lanzadera, un método usado por los narcotraficantes para alertar al conductor del vehículo que traslada la droga de posibles incidencias. Una tercera persona sería arrestada al día siguiente. La organización a la que presuntamente pertenecían sería desarticulada poco después.

Fuente

Te puede interesar

Lo más visto

🔴 Boletín de noticias

La dirección email será usada EXCLUSIVAMENTE para el envío de nuestras últimas noticias y novedades. Podrás cancelar tu suscripción en cualquier momento usando el enlace que se adjunta al final de nuestro "Boletín".