La triste odisea de una perrita jubilada de la Guardia Civil que pasa por su momento más difícil

Se trata de una perrita de raza Labrador Retriever que pasó más de 8 años al servicio de la Guardia Civil. Ahora pasa por sus momentos más difíciles y su familia solicita ayuda para esta heroína de cuatro patas que ahora pelea por vivir y disfrutar de su más que merecida jubilación.

Miscelánea 22/03/2023 GDH Digital GDH Digital
330159358_1253849008883674_1794755178767070276_n
Valentina, "Tina", permanece hospitalizada desde el pasado día 4 de marzo

La historia de Valentina, "Tina", es una historia que no deja indiferente a nadie. De hecho su historia se ha hecho viral en los últimos días.

Con apenas 3 meses de vida, entró a formar parte de la Guardia Civil y ahí permaneció hasta la edad de 8 años cuando una rotura en los ligamentos de las patas posteriores la llevó a la jubilación. La mayor parte de ese servicio a España de la mano de la Guardia Civil, lo pasó en la Comandancia de Barcelona trabajando en el Puerto, Aeropuerto, en controles en carretera, en distintas redadas u operaciones, en inspecciones, etc.

275270879_1127856281362845_3892909762518920361_n

Entre los logros de esta luchadora destaca la localización de un cargamento de polvo de cocaína valorado en 24 millones de euros o la interceptación de más de 3 millones de euros en billetes de curso legal que transportaba un ciudadano de origen chino y que pretendía sacarlos de España.

Nuestra protagonista tuvo distintas apariciones en programas de televisión (Antena 3, Cuatro...) y en el conocido programa "Control de Fronteras" de la cadena DMax en la que se aprecia cómo detecta 3,4 kilos de cocaína en el doble fondo de una maleta en el Aeropuerto de El Prat en Barcelona.

Una vez jubilada comenzaba el proceso de búsqueda de un adoptante que la permitiera disfrutar de su más que merecida jubilación. El adoptante elegido fue un guardia civil retirado en acto de servicio como consecuencia de un atentado terrorista que, además, es adiestrador canino y perito judicial del servicio cinológico.

Recogieron a Tina en el Centro de Adiestramiento de El Pardo en Madrid y se la llevaron a su nuevo hogar en Gijón (Asturias) en donde reside desde esa fecha.

275363896_1127856191362854_4005885750659273658_n

Primera operación y hospitalización

Todo parecía ir sobre ruedas con Tina que, por fin, estaba disfrutando de ese merecido retiro. No obstante todo comenzó a torcerse a finales de 2.021 cuando le detectaron un cáncer de mama. Afortunadamente estaba muy localizado y tras una intervención quirúrgica en la que se le extirparon dos mamas, Tina volvió a recuperarse.

En esa intervención se aprovechó también para esterilizarla ya que por regla general estos perros policía no suelen esterilizarse.

Cuatro días hospitalizada y nuevamente a casa totalmente recuperada.

Segunda operación y hospitalización

Cuando todo parecía ir sobre ruedas, en marzo de 2.022 a Tina le descubren una dificultad respiratoria que la mantiene con mucha fatiga, agotamiento, fiebre y cansancio, lo que motiva una nueva visita al Hospital Veterinario.

Tras una serie de pruebas diagnósticas le detectan una BABESIOSIS, que es una enfermedad grave producida por una garrapata que afecta a los glóbulos rojos y que es mortal en muchos de los casos. A Tina previsiblemente le haya entrado por el oído.

Nuevamente ingresada durante 9 días con fuerte tratamiento y con pocas esperanzas de que saliera delante. Estudios indican que apenas un 10% de los perros afectados por Babesiosis son capaces de sobrevivir.

Pero nuestra "Picoleta", como la conocen cariñosamente, nuevamente demuestra las ganas que tiene de vivir y nuevamente sale adelante para sorpresa de todos los que la atienden porque, al problema de la edad (acababa de cumplir 10 años), se sumaba la debilidad que estaba mostrando.

Tercera operación y hospitalización

Por fin todo parecía salvado y todo era jugar y correr para Tina a la espera del veranito. Pero Tina está acostumbrada a sufrir y en junio de 2.022, apenas 3 meses tras la intervención anterior, Tina vuelve a presentar dificultades respiratorias lo que motiva otra visita al Hospital Veterinario.

Más pruebas y analíticas y le detectan un QUILOTORAX, que es una acumulación de líquido linfático en la pleura, concretamente entre la pared torácica y el pulmón.

Cada 2 o 3 días tenían que acudir a que le extrajeran líquido de la cavidad pleural bajo sedación y en cada extracción le sacaban entre 1 y 2 litros de quilotórax.

Al final, nuevo ingreso hospitalario durante 7 días para tratar ese desorden en el conducto torácico y nuevamente nuestra campeona sale airosa de esa patología.

Cuarta operación y hospitalización

De nuevo las esperanzas de que nuestra heroína de cuatro patas pudiera disfrutar de su jubilación, se desvanecieron en octubre de 2.022, apenas cuatro meses de su última intervención.

En esta ocasión su familia de acogida observa como una tarde y de manera sorpresiva, la perrita empezó a respirar con mucha dificultar. Tanta que llamaron urgentemente al Hospital para llevarla y la suerte quiso que en el camino se cruzara un coche patrulla de la Policía Local a quienes comentaron lo que ocurría y quienes viendo la extrema gravedad de la situación, fueron abriendo paso sirena en ristre hasta llegar al Hospital.

Tina ingresó por los pelos hasta el punto de que si se hubiera esperado una hora más posiblemente hubiera fallecido de camino al Hospital. 

Se le realizó un TAC con anestesia general en el que merodeaba la sobra de que Tina pudiese fallecer al no poder soportar esa anestesia general dada la extrema debilidad que presentaba.

En este caso fue la rotura del conducto linfático que la estaba inundando por dentro. Se programa una operación urgente para las 24 horas siguientes.

La operación salió con total éxito, aunque con una raja considerable en uno de sus costados, y requirió de una hospitalización posterior de 14 días aproximadamente. Nuestra heroína nuevamente había esquivado la muerte y había dado una muestra de su fuerza, de su cariño y de sus tremendas ganas de vivir.

Quinta hospitalización sin intervención (de momento)

Si todo lo anterior parecían pocas pruebas para Tina, nuevamente la desgracia vuelve a sobrevolar sobre su vida.

Nos comenta su propietario actual que el pasado día 3 de marzo, apenas 5 meses de su último paso por el quirófano, Tina estaba jugando tan tranquila en la playa, corriendo, saltando y feliz. Llegó a casa, cenó y se dispuso a dormir. Todo normal.

A la mañana del día sábado día 4, un grito de la hija alertó al padre. Cuando se levantó, sus ojos no daban crédito. Tina había amanecido inválida de las patas traseras. No se tenía en pie y no podía ni tan siquiera incorporarse.

Nuevamente corriendo al servicio de urgencias del hospital y nuevo ingreso. Se le realizan una serie de pruebas, entre ellas una resonancia con anestesia general (que vuelve a superar con éxito), y el resultado es tremendo.

Tina tenía una "Discoespondilitis", es decir, una infección en las vértebras y en los discos intervertebrales con la gravedad añadida de que la misma había penetrado en la médula espinal. Tina tenía un absceso en la médula espinal provocado por esa infección que, por presión, la había dejado en estado de paraplejia. Por si fuera poco, ingresó con una fiebre de 40,2º, algo realmente exagerado para un perro.

Desde esa fecha, y van 12 días ingresada, Tina está con una sonda urinaria, una vía en vena para administrarle antibióticos específicos para esa infección, con algunos analgésicos.

Tal era el estado de gravedad de nuestra querida "picoleta" que, ante la falta de mejoría evidente, se acordó que el lunes día 13 se procedería a "dormir" o "sedar" definitivamente a nuestra heroína.

Pero el milagro se hizo realidad y el viernes día 10 se amaneció con una estupenda noticia vía telefónica: "Tina había comenzado a mover las patitas". Las lágrimas de felicidad inundaban la casa en la que reside nuestra "Picoleta" y fueron más evidentes aún cuando el propio neurólogo que la atiende les confirmó "que no se iba a dormir a la perra, que estaba mostrando alguna mejoría y que si ella no iba a rendirse, ellos no lo harían".

Desde entonces, día a día Tina va mostrando pequeños síntomas de mejoría. Va poco a poco recuperando la sensibilidad, no tiene dolores, y ya es capaz de aguantarse a cuatro patas ella sola y sin ayuda unos 3 segundos, algo que era impensable hace apenas 5 días. Del mismo modo reacciona a estímulos en las patas.

Pero su lucha continúa y seguirá ingresada unos cuantos días más porque "no se puede cantar victoria" porque existe un grave riesgo de que se estanque la recuperación o de que los antibióticos dejen de surtir efecto y la infección se extienda a otros órganos.

334966180_734145958407016_8609008244756547184_n

Petición de ayuda de la familia

Por todo lo pasado por Tina, con cinco ingresos hospitalarios y operaciones en apenas 12 meses (cáncer de mama, esterilización, Babesiosis, Quilotórax, rotura del conducto linfático y discoespondilitis), la familia lleva gastados unos 12.500 euros en estos 12 meses y sin capacidad de recuperación económica dado que cada 3 o 4 meses surge un nuevo problema, la hija de la familia decidió abrir una solicitud de ayuda en la plataforma "GoFundMe" (cerrada).

Todo lo recaudado irá íntegramente destinado a sufragar los gastos de este último ingreso que, de momento, ya supera con creces los 2.000 euros desde el día 4, contando los 130 euros diarios que cuesta cada día la hospitalización, los 750 euros de la Resonancia más los tratamientos, radiografías, analíticas, etc.

Hasta la fecha todos los gastos presentes y pasados han sido sufragados íntegramente por la familia, aunque con la intervención quirúrgica e ingreso del pasado mes de marzo de 2.022, ya se abrió una petición similar para ayudar a sufragar esos gastos desorbitados.

Ahora la situación es más compleja y agobiante para la familia de acogida dado que, de momento y desde el día de ingreso el pasado día 4, la familia ya ha abonado unos 1.000 euros (parte procedente de alguna donación) pero restan por abonar casi 2.000 euros más los gastos que quedan por los días que nuestra guerrera permanecerá ingresada con pruebas, analíticas, rehabilitación, etc.

Pero como dicen sus propietarios, "si nuestra querida picoleta no quiere rendirse y quiere vivir, no seremos nosotros quienes la abandonemos o nos rindamos".

La evolución diaria de Valentina se puede ver en las cuentas de FACEBOOK e INSTAGRAM de su actual propietario.

¿CÓMO PUEDO AYUDAR A TINA?

Puedes hacerlo de distintas maneras. Bien colaborando en la campaña que abrieron en "GonFundMe" (petición cerrada) o compartiendo esta noticia para que de esa forma llegue a más personas.

Cualquier ayuda, en palabras de sus propietarios, será bienvenida y por supuesto muy agradecida especialmente por la propia Valentina a quién desde estas líneas mandamos todo nuestro apoyo y nuestro más sincero agradecimiento por su servicio a España

tina_GC


Raúl para "GDH Digital" - Diario Policial

Fuerzas-y-cuerpos-del-estado-200x100

Te puede interesar
Lo más visto

Te enviaremos un email para CONFIRMAR tu suscripción - La dirección email será usada EXCLUSIVAMENTE para el envío de nuestras últimas noticias. Podrás cancelar tu suscripción usando el enlace que se adjunta al final de nuestro "Boletín".

Política de Privacidad Política de Cookies Términos y Condiciones